Ir al contenido principal

Manda tu pregunta

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

En un funeral

Una cosa te voy a decir, Daniel, si me preguntas cómo comportarte en un funeral, quiere decir que nunca has estado en uno. ¡Qué suerte la tuya!
Lo primero que debes preguntarte es si debes o no debes asistir al funeral. Para ello, piensa cuán importante era la persona para ti, pero como ya no está, piensa en la familia y amigos que te recibirán en tal evento. ¿Los conoces? ¿Se alegrarán de que estés ahí o creerán que eres un simple oportunista?
Si al final decides acudir, ve vestido de forma sobria y respetuosa, pero sin perder tu esencia. No hace falta que te sientas disfrazado con un traje negro, camisa y corbata negra, si no eres así. Tampoco vayas con tu sudadera rosa chicle y tus zapatillas deportivas doradas con alas porque podrías matar a más de uno con tu gusto por la estética. Evita los colores llamativos y si puedes, combina sólo negro, azul marino y blanco. No, el chandal de Adidas de toda la vida no vale. ¡Ah! Y vestir de negro no significa ir con gorra, una camiseta de tirantes y llevar collares de oro. Avisado quedas.
Una vez allí, da el pésame a la familia primero. A veces, no hace falta decir nada. Simplemente con un gesto: una sonrisa leve, un abrazo...etc, es suficiente. Si eres más de hablar que de actuar, con un simple "lo siento" ya habrás cumplido. No intentes hacerte el gracioso soltando una payasada porque la familia tiene que soltar su llanto, dolor, rabia o como quieras llamarlo, aunque más adelante sí podrás hacerlo, pero no de primeras. Evita esas frases tipo: "está en un mejor lugar", "dios se lo ha llevado por algo" o "le llegó su momento" y cámbialas por un "cuenta conmigo para lo que me necesites", "recuerdo...(y cuenta algo sobre él/ella)" o, como he dicho antes, el simple "lo siento".
Si vas a asistir al entierro lleva un par de flores y por supuesto, nada de coronas. Las coronas son super horteras, caras y no sirven para nada. Es sólo para hacer negocio y matar a seres vivos para ofrecérselo a otro, que también está muerto, y que no va a poder disfrutar de la fragancia de sus pétalos. Pero si quieres cumplir con la tradición, como te he dicho, con dos rosas, por ejemplo, con un poco de verde y paniculata vas de sobrado. Las flores sólo para el entierro y no para el velatorio.
Debido a los nervios, quizás se creen situaciones inesperadas y a más de uno le saldrá la risa tonta contagiosa. No pasa nada por reír, al revés, servirá para descargar y destensar el ambiente. Las peores situaciones las he vivido con un amigo mío, al que los velatorios le dan tanto morbo, que siempre encuentra a alguno cerca con quién hechar un polvete rápido en los baños del tanatorio. Él cumple muy bien eso de: "el muerto al hoyo y el vivo al bollo". Aunque viniendo de él, que es muy femenino, sería mejor decir: "el muerto a la olla y el vivo a la poll...".
Queda totalmente prohibido hacerle fotos al muerto o hacerte un selfie frente al féretro. Sï, sí, tú ríete pero si lo digo es porque ya alguno lo ha hecho. ¿Qué no me crees? Pincha aquí.
Y por supuesto, en todo momento, apaga el móvil.


Comentarios